Poner un inmueble a la venta es fácil pero venderlo rápido, sin problemas y al precio adecuado no resulta sencillo. Por eso te facilitamos cinco trucos para ayudarte a vender más rápido tu inmueble.

1º Fijar un precio de mercado

Una de las grandes dificultades a la hora de vender tu propiedad es fijar el precio correcto del inmueble. Un precio demasiado elevado espantará a posibles compradores, provocando que no recibas contactos de personas interesadas en tu propiedad y por tanto demorará innecesariamente el tiempo de venta del inmueble. Por contra un precio por debajo de mercado minimizará la rentabilidad del inmueble, además puede generar desconfianza en posibles interesados. Por ello, recomendamos obtener una valoración profesional que te haga conocedor del precio de mercado.

 

 

 

2º Conseguir una buena y adecuada visibilidad

Las fotos de la vivienda, el posicionamiento de los anuncios y una correcta gestión de las visitas, harán que la venta se materialice con mayor brevedad.

Las fotos deben hacerse destacando las principales características de la vivienda, con todas las estancias limpias, ordenadas y sin desperfectos y por supuesto deben corresponderse con la realidad actual del inmueble. No bastará colgar un anuncio gratuito en cualquier portal, cada anuncio, para tener repercusión requerirá de un posicionamiento adecuado. La gestión de las visitas será importantísima, ofreciendo amplia disponibilidad horaria, presentando un inmueble sin ocupantes y en condiciones de limpieza y orden similares a las de las fotos.

 

3º Prestar atención a todas las ofertas

Puede que la primera oferta que te llegue sea por un importe inferior al que deseas obtener por la venta de la vivienda, en este caso, es recomendable no rechazar nada rotundamente, no te cierres ninguna puerta, al fin y al cabo es una persona interesada en adquirir tu inmueble. Tal vez puedas negociar con dicho ofertante una nueva propuesta que se adecue al precio que esperas obtener por el inmueble.

 

 

4º Tener al día toda la documentación 

Ten en cuenta que en cualquier momento llegará un comprador interesado en tu vivienda y este no querrá ni podrá esperar a que el propietario, en dicho momento se dedique a poner al día toda la documentación. En primer lugar, sobretodo si se trata de un inmueble heredado, has de constatar que el inmueble ya está inscrito a nombre del vendedor de la vivienda. En segundo lugar deberás aportar los documentos oportunos en cada fase del proceso, como certificado energético, recibo de pago del Impuesto de Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IBI), certificado de deudas con la comunidad, recibos de suministro, etc…

De la oferta a la escritura, hay un proceso que no debes obviar, en caso contrario puedes perder el tiempo y encontrarte con sorpresas indeseadas. Por ello será necesario que ofertante y vendedor suscriban en el momento adecuado los siguientes documentos: documento de señal, promesa de compra, contrato de arras y escritura pública de compraventa. Muchas ventas se pierden o generan problemas por no disponer en su momento de esta documentación.

 

 

Nuestro consejo

Obtener una valoración profesional de tu inmueble te ayudará a fijar el precio correcto y por tanto, a vender más rápido, obteniendo la máxima rentabilidad.

 

5º Cuidar cada detalle

Da igual que el inmueble a vender esté en una buena zona o que tenga un precio muy ajustado, si no cuidamos los detalles, obtendremos un precio inferior y dificultaremos la venta. Tener la vivienda limpia y ordenada,  reparar los pequeños desperfectos, despersonalizar el inmueble retirando las fotografías y  recuerdos personales, hará que el potencial comprador se imagine en la vivienda, lo que logrará captar la atención de los visitantes y por tanto una venta más rápida y a mejor precio.

¿Quieres conocer el valor de tu inmueble?